lunes, 2 de febrero de 2009

Feliz día de la Marmota

Para Pablo, el sabe porqué...

Aunque parece ser que, según viejas tradiciones irlandesas, el día 2 de cada mes sieeeeeempre está nublado otros apuntan otra antigua tradición que consistía en observar a los tejones y de esta manera saber cuándo los granjeros alemanes tenían que plantar sus cosechas. Si veía su sombra en un día soleado, volvía asustado a hibernar seis semanas más, lo cual indicaba que el invierno continuaba. Si por contra no había sol, no veía su sombra y salía.

Aún estando extendido por muchas poblaciones de EE.UU. y Canadá, la madre de todas las marmotas el Phil de Punxsutawney, con una tradición que se remonta a 1887, e inmortalizada en la película de 1993, Groundhog Day (a.k.a. Atrapado en el tiempo).

La película es muy popular en la cultura friki y cuenta con un amplio número de fans.

Prueba de ello son que hoy un canal de pago la está proyectando de todo el día (ni publicidad, ni caretas ni nada de nada: acaba y vuelve a empezar otra vez) ininterrumpidamente o que durante estos últimos años a ido ganando adeptos y puntos positivos en el IMDB hasta alcanzar el puesto 177 en el ranking de todas las películas, lo cual no está mal para lo que fue, en principio, una propuesta sin ¿mayores? pretensiones.

El 2 de febrero señala, aproximadamente, el ecuador entre el solsticio de invierno y el equinoccio de primavera y, según el National Geographic es más tradición que ciencia, pues Phil sólo ha ha tenido un 28% de acierto en los últimos sesenta años.

Web oficial del Club del Día de la Marmota de Punxsutawney (en inglés)

Preguntas frecuentes en la misma web

La ficha de la película en IMDB

3 comentarios:

Cesar dijo...

pos a mi la marmota me mola, es simpatica, aunque me recuerde cierta epoca de mi vida... y todos sabeis a que me refiero

sanntos dijo...

Son las 6:45 zulú. El tráfico en la carretera de La Coruña es denso, hay 2º C en en Plaza de Castilla, colapsada a esta hora porque se ha caído una de las torres Kio sobre los juzgados, llueven expedientes de todo pelaje y condición Castellana abajo, Andie Mcdowell no te quiere; ni Scarlet Johanson; ni Sharon Stone; ni Jessica Lange; no te asustes, es que no eres Bill Murray. Happy fucking Groundhog day, chico!
Son las 6:45 zulú. El tráfico en la carretera de La Coruña es denso, hay 2º C en en Plaza de Castilla, colapsada a esta hora porque se ha caído una de las torres Kio sobre los juzgados, llueven expedientes de todo pelaje y condición Castellana abajo, Andie Mcdowell no te quiere; ni Scarlet Johanson; ni Sharon Stone; ni Jessica Lange; no te asustes, es que no eres Bill Murray. Happy fucking Groundhog day, chico!
Son las 6:45 zulú. El tráfico en la carretera de La Coruña es denso, hay 2º C en en Plaza de Castilla, colapsada a esta hora porque se ha caído una de las torres Kio sobre los juzgados, llueven expedientes de todo pelaje y condición Castellana abajo, Andie Mcdowell no te quiere; ni Scarlet Johanson; ni Sharon Stone; ni Jessica Lange; no te asustes, es que no eres Bill Murray. Happy fucking Groundhog day, chico!
Son las 6:45 zulú. El tráfico en la carretera de La Coruña es denso, hay 2º C en en Plaza de Castilla, colapsada a esta hora porque se ha caído una de las torres Kio sobre los juzgados, llueven expedientes de todo pelaje y condición Castellana abajo, Andie Mcdowell no te quiere; ni Scarlet Johanson; ni Sharon Stone; ni Jessica Lange; no te asustes, es que no eres Bill Murray. Happy fucking Groundhog day, chico!

Pablo dijo...

Imagínense la voz atiplada de la Argentinita mientras un piano acompaña de fondo su lamento:


Este galapaguito
no tiene mare;
lo parió una gitana,
lo echó a la calle.
No tiene mare, sí;
no tiene mare, no:
no tiene mare,
lo echó a la calle.


Aquí lo que se viene celebrando desde el siglo pasado es el día de La Rémora.
Según la tradición La Rémora se sitúa todos los días enfrente de su ordenador, y con la boca medio abierta mira al vacío mientras se columpia espasmódicamente en su silla, esperando a que sus babas formen un charco a su alrededor que impida que nadie se acerque a importunarlo con una tarea más ardua que decidir cuál es el color de fondo más apropiado para su página web: el aguamarina o el azulmaricadeilusión.

Además, se ha arraigado por estos pagos la leyenda de que en los días en los que con el paso del tiempo anochece, La Rémora resurge de su autismo, como ave fénix, transformado en el monstruo chupa-chotas. Y claro, aquí nos tienes a todos escondiendo la cabeza debajo de la mesa. Sientes unos pequeños (porque no da para más el pobre) pinchazos allá donde la espalda pierde su nombre, pero al menos tengo el celebro intazto.
Así que si un día reunís el suficiente valor para venir, y si lográis encontrarnos, no penséis que estamos así por una política ergonómica deficiente . . .
Es para que nos echen a la calle mejor . . .